El Túnel I de Guadarrama cumple 50 años de su apertura al tráfico

El pasado 3 de diciembre se cumplió el 50 aniversario del Túnel I de Guadarrama, una construcción clave para resolver los problemas de comunicación entre Castilla y León y Madrid.

A continuación te presentamos una serie de fotos relacionadas con el antes y después de esta vía de circulación.

Origen y evolución

En 1960 surgió la necesidad de construir un túnel que resolviera los problemas que planteaba el Puerto de Guadarrama y permitiera asegurar la circulación en cualquier época del año entre Castilla y León y Madrid, acortando distancias y eliminando la inseguridad que suponía su pendiente, la máxima conocida en las carreteras nacionales españolas. Además permitía importantes ahorros de combustible y tiempo, en especial en los vehículos pesados.

El Túnel I de Guadarrama fue inaugurado el 4 de diciembre de 1963 con la presencia del entonces Jefe de Estado, Francisco Franco, y de la práctica totalidad del Consejo de Ministros de la época.

Un día antes, y como consecuencia de un intenso temporal de nieve, se acordó con el Gobierno Civil su apertura al tráfico para tratar de dar salida a los conductores retenidos en las localidades de San Rafael y Guadarrama.

El sistema de comunicaciones y seguridad compuesto por: semáforos, rótulos indicadores, pulsador de alarma cada 60 metros, extintores y teléfono de emergencia, se controlaba, al igual que en la actualidad, desde el Centro de Control situado a pocos metros del túnel.

El Túnel I funcionó de manera bidireccional hasta 1972. Ese año se abrió al tráfico el Túnel II, que se reservó para el tráfico en sentido Coruña, por lo que el Túnel I pasó a utilizarse únicamente para el tráfico en sentido Madrid.

El Túnel I hoy

La construcción del Túnel III en la AP-6, inaugurado en 2007, permitió reservar uno de los túneles ya existentes para caso de incidencia o emergencia en los dos restantes o para su apertura en operaciones especiales de tráfico.

Dada su configuración, el Túnel I fue el elegido para su remodelación como reversible. Para ello, se adaptaron todos los sistemas de seguridad, ventilación y comunicaciones logrando un conjunto de tres túneles conectados internamente mediante 14 galerías de evacuación que operan de forma integrada. Esta vía, gestionada por autopistas se ha convertido en referencia de seguridad a nivel europeo.

Características:

  • 2.870 metros de longitud, con un tramo de bóveda artificial.
  • El túnel incluye un sistema de funcionamiento en reversible.
  • Potentes sistemas de seguridad: iluminación, detección automática de incidentes, ventilación longitudinal reversible (32 equipos de ventilación), paneles de información variable, red de postes SOS, megafonía, sistema de control mediante cámaras de televisión, extinción de incendios...